¡El mejor camarero del mundo! Asesoría profesional para camareros, mozos, meseros, garzones y saloneros. Porque no todo es sobre cantineros y cocineros.

lunes, 30 de agosto de 2010

Ser mozo es lo más fácil del mundo

En sus púberes comienzos como bachero, Ansaldi le escuchó decir a su querido fallecido maestro, Angelito Analía Medina, que recién después de 30 años de oficio estaba captando de qué venía la cosa con esto de ser camarero. "Pobre tipo, desperdició su vida. Ser mozo es lo más fácil del mundo", pensó Ansaldi.
20 años después la vida lo pone en su lugar y le repite al gran Pez palo casi las mismas palabras de la tuerta Medina.

 Esto es más complejo de lo que pensaba.

Después de un campeonato mundial de camareros ganado, de uno perdido, de 500 cursos de protocolo y ceremonial, de estudiar hasta el hartazgo la llave nelson de cierre de venta; y contando en su haber 1.000 cumpleaños de quince, 2.000 casamientos, 500 bar mitzvah, 400 famosos bien servidos, 4.000 calles cruzadas como mozo de calle, y de servir más de 1.000.000 de copas, Ansaldi aún sige volcando en el mantel esa maldita última gota que queda en el cuello de la botella de vino tinto. Y no hay lito que se le resista.

 
















Obsérvese la correcta posición de piernas, símil esgrimista o aikidoka.

2 comentarios:

lleva platos profesional dijo...

jajajajajajaja seeeeee, maldita gotita que te hace quedar como el peor acarreador de platos de la historia, y sobre todo maldita porque siempre se toma el atrevimiento de caer en la mesa en la que menos debería hacerlo!!!

y que va a ser, no todas pueden ser rosas y bonitos escotes en nuestra bendita profesión no?

otra: y cuando descorchando un vino se parte el corcho a la mitad?? jaja la gente se te queda mirando como diciendo "hijo de puta, me trajiste el vino que estaba picado!" realmente es un arte el como resolvemos, manipulamos la realidad para que esos cabroncillos lo pasen bien eh??

Miguel Ansaldi dijo...

Totalmente cierto! imaginate a un cocinero en una situacion como esas, como las que vivimos todos los dias. expuestos al stress permanente del trato con el cliente, y cómo no, con las bestias de la cocina. toda una lucha diaria