¡El mejor camarero del mundo! Asesoría profesional para camareros, mozos, meseros, garzones y saloneros. Porque no todo es sobre cantineros y cocineros.

jueves, 17 de septiembre de 2009

Los Neófitos

video
Un puñado de científicos decidió investigar la memoria de los mozos (dicho sea de paso tardaron mas de dos años para algo que con solo preguntarme en dos minutos se los explicaba) y llegó a la conclusión pues, que los mozos tienen "una memoria operativa mucho mas desarrollada que la común". Que gran descubrimiento! El desgraciado estudio lo hicieron con mozos de café, que seria lo mismo que hacer una investigación sobre goleadores y utilizar como paradigmas a los delanteros de Talleres de Córdoba y no a Pele, a Romario, o a Erico. Si queremos estudiar a los mozos y su memoria, que debemos hacer pues amigos neófitos, debemos estudiar a los mozos profesionales de restaurantes de alta gama. No es lo mismo recordar un cortado en jarrito, un café doble y un tostado, que recordar dos ensaladas como entradas, una de rúcula, parmesano, cebolla pocheada, la otra de espinaca, peras y hongos de coco,y dos platos principales, un entrecot jugoso con puré de papas con adicional de tomillo y nuez moscada, sin sal, y una bondiola de cerdo glaseada con graten de papas y verduras grilladas, sin pimientos. Recordar también, la bebida, un agua importada sin gas, natural, un jugo exprimido de frutillas y naranjas sin hielo y una botella de vino de sofisticada estructura. Y todo esto se hace interactuando con otras delicadas y complejas tables donde uno debe hacerle el servicio de bebida para que el cliente no toque el decantador. No quiero menospreciar a estos humildes obreros de "la rejilla sucia en el puño", pero el trabajo de ellos es diferente al nuestro.

2 comentarios:

lleva platos profesional dijo...

completamente de acuerdo!!! el mozo de confiteria es eso, de CON-FI-TE-RIA, ojo no es menospreciar a los colegas, pero vamos, acaso tienen comparación un médico clínico con un neurocirujano??

la brecha es inmensa, indiscutible verdad gastronómica. Amén ;-)

Miguel Ansaldi dijo...

Es que no quería ser tan malo, pero tienes razón. No hay comparación posible!